Comunicación Respetuosa

La responsabilidad de la comunicación es del emisor, dicen. Y es cierto, siempre que queremos comunicar algo tenemos que hacerlo de manera respetuosa, con empatía, con la autoestima y la autoridad suficiente para expresar que merecemos ser escuchad@s, y tenemos que comprobar que la persona o personas que escuchan han entendido bien lo que queremos decir.

Por otro lado, cuando se trata de nosotr@s mism@s, la responsabilidad de la comunicación también es del que escucha, porqie también podemos hacer algo. Siempre podemos preguntar, desde el corazón, a ver si lo que hemos entendido es lo correcto, para poder comprobar que aquello que hemos procesado es lo que el comunicador o comunicadora quería expresar.

Por tanto, la responsabilidad de la comunicación siempre es nuestra. ¡Pongámonos manos a la obra!

Subámonos al T-RR-E-N!!