Pues a mí también me pasó…

Escuchar para comprender

Solemos escuchar con buena fe, aunque cuando alguien nos cuenta sus cosas, muchas veces decimos, con la mejor de las intenciones: “Pues a mí también me pasó algo parecido…”

A veces lo hacemos porque creemos que de esta manera la persona comprende que hemos entendido lo que nos contaba. También lo hacemos porque tenemos ganas de explicar lo nuestro, porque hoy en día nadie nos escucha y queremos hablar, o porque tenemos ganas de responder de manera rápida y veloz aquello que creemos que nos preguntaban, sin siquiera acabar de escuchar si lo que querían era nuestra opinión.

Escuchar responderEscuchar de manera abierta ayuda a comprender, a abrir nuestras miradas, a afianzar amistades. Puedes regalar lo más preciado que tenemos, el tiempo, a tu amigo o amiga. Y podrá explicarte lo que necesita. Quizá no necesita una respuesta, sino simplemente que le escuchen y que empaticen con él o ella. ¿Qué tal si te propones durante una hora escuchar sin responder, simplemente interiorizando aquello que te cuentan?

Si crees que tienes dificultades de comunicación o si te ves en estas situaciones a menudo, ¡alégrate! Hay técnicas de escucha activa que se pueden aprender para escuchar mejor. Algunas de ellas:

  • Escuchar el doble de lo que se habla (dicen que por eso tenemos dos orejas y una boca, quizá también porque necesitamos oír desde diferentes ángulos para poder todo lo que nos permiten nuestros sentidos)
  • Recapitular lo que nos dice la otra persona, en lugar de explicar lo nuestro (por ejemplo: si entiendo bien, quieres decir que (…) ¿es eso?). Y esperar su respuesta. Si lo hemos entendido bien, el interlocutor estará contento de que lo hayamos entendido bien. Si lo hemos entendido de manera diferente de lo que quiere expresar, le estaremos dando una posibilidad de volverse a expresar y verá nuestro esfuerzo por entenderle.
  • No hablar de nosotr@s mism@s a no ser que nos pregunten.
  • En lugar de aconsejar, preguntar más, con preguntas abiertas (o sea, no las de o no, para que la otra persona pueda expresarse ampliamente), hasta por sí sola encuentre su propia solución.

Hablamos?